¡FELIZ AÑO NUEVO 2014!

La noche del viernes 3 de Agosto del 2012, Chavela Vargas se preparaba para realizar el último viaje de su vida. Afuera del hospital donde se encontraba doliente, un numeroso grupo de personas entonaban “La llorona”, después “El último trago”, luego “Las ciudades” y una y otra y otra y diez canciones más, a manera de serenata para su Chavela. El tequila no faltó.

“Yo no me voy a morir porque soy una chamana y nosotros no nos morimos, nosotros trascendemos”

dijo esa noche de luna llena, casi como premonición de lo que venía.

Al día siguiente, sábado, por la mañana, pidió a sus allegados que le acompañaban, que le pusieran su jorongo rojo y negro (el más querido) y su medallón de chamana, aquél que un día le colocaron los chamanes de San Luis Potosí cuando la nombraron una de ellos y que ella portaba orgullosa en sus conciertos y momentos especiales.

El Domingo 5 de Agosto del 2012, a las 10.50 de la mañana, Chavela trascendía… y los mariachis callaron.

Un tweet histórico anunció su muerte al mundo entero:

Y así fue… se fue una vez más (“Nací para irme, mi vida es irme”, solía decir), como siempre lo hizo en vida: cuando quiso y como quiso…

Isabel Vargas Lizano trascendió, con jorongo puesto,
el Domingo 5 de Agosto del 2012 en Cuernavaca, Morelos.

Sus últimas palabras fueron:

“Me voy con México en el corazón”

¡VIVA CHAVELA VARGAS, LA CHAMANA! 1919 – 2012.